Origen del Pug


Las teorías acerca del origen del Pug han provocado grandes debates a lo largo de los años. Algunos creían que la raza era originaria del Lejano Oriente, mientras que otros pensaban que fue en Europa. Actualmente se acepta, mayoritariamente, que el Pug tuvo su origen en China, desde donde pasó a Japón y más tarde a Europa. Es también bastante probable que el chato Pug, cruzado con otras razas europeas dolicocéfalas (de cráneo largo), sea antepasado de muchas otras razas braquicéfalas (de cráneo redondo).

En China existe, desde hace mucho tiempo, una raza canina llamada Happa (a veces se escribe Ha-pa), que es similar a un Pequinés con el pelo liso. De hecho, mucha gente cree que el Happa podría ser el antepasado del Pug. Los perros chatos son conocidos en China con el nombre de Lo-sze y, aunque puede que fueran conocidos en tiempos tan remotos como en el año 1115 a.C., no existen pruebas de su existencia hasta el año 663 a.C. El Lo-sze poseía unas características que lo distinguían claramente del Pequinés: su hocico era diferente, la capa era corta y las orejas eran pequeñas y en forma de hoja de parra. Hacia el año 732 d.C. leemos acerca de la existencia de un can pequeño y chato llamado perro Suchuan pai que fue enviado, junto con otros regalos, de Corea a Japón.
Era considerado como un presente único, regalado en las bodas de príncipes, mandarines, y emperadores, se criaba en ciudades sagradas. Una historia muy singular fue la que ocurrió con el emperador Ming de la Dinastía T’Ang y su carlina preferida Yang , todo ocurrió en una tarde la cual como casi siempre el emperador jugaba a la ajedrez con un invitado estas partidas eran sagradas ya que el emperador no quería que nadie le molestará, y Yang estaba durmiendo en su cesta, pero se despertó y no se le ocurrió otra cosa que correr y tirar todas las fichas del tablero, en aquellos tiempos era algo que significa un castigo severísimo por parte del emperador a la perrita y a su cuidador, pero se dice que el emperador en vez de castigar lo que hizo fue reírse y así se ve el estatus que tenía los carlinos en la corte.
Parece ser que siempre estaban en el interior de los palacios y que el pueblo no los podían ver ya que eran criaturas sagradas de palacio, tenían sus sirvientes privados que les daban todas las comodidades y caprichos (conociendo a los chatos estoy seguro que para ellos sus verdaderos dueños eran los sirvientes).

El origen del nombre Pug


Primero se dice que proviene sobre el 1700 cuando llegaron a Inglaterra estaban de moda los Titís que le llamaban Pug y por el parecido de ambos compartieron nombre.
Y la segunda teoría es que deriva de la palabra Pugnus que significa puño y como hay similitud con la cara del Carlino que se parecía a un puño cerrado. Aunque también Pug o Pugge es un termino cariñoso.
Descripción:
Perro pequeño, cuadrado y fornido, de cabeza grande y redonda, cara corta, frente muy arrugada y cola bien enrollada. Las orejas son suaves y aterciopeladas; se prefieren las orejas con forma de rosa. Los ojos son prominentes, expresivos, oscuros y brillantes. Los dientes deben unirse en una leve mordida cruzada anterior. El lomo es corto y la línea dorsal recta. La cola está bien enrollada y se apoya sobre la cadera. La cola enrollada doble es muy deseable. El pelo suave y brillante del Pug le da un aspecto muy aseado, aun si el cepillado es mínimo. El color del pelo puede ser beige, plateado o negro con una máscara negra y otras manchas negras, incluido un “rastro” negro (línea que nace en el occipucio y llega hasta la cola).    

 

Historia del Carlino


Las teorías acerca del origen del Pug han provocado grandes debates a lo largo de los años. Algunos creían que la raza era originaria del Lejano Oriente, mientras que otros pensaban que fue en Europa donde apareció por primera vez.
Actualmente se acepta que el Pug tuvo su origen en China, desde donde pasó a Japón y más tarde a Europa. Aunque hay fuentes de  perros de hocico corto desde el año 400A.c. aproximadamente.
Es probable que este chato, haya sido el resultado de cruzas  con otras razas dolicocéfalas (de cráneo que tiene forma alargada), y sea antepasado de muchas otras razas braquicéfalas (de cráneo redondo y en particular cara y  nariz acortadas).

China: la más antigua fuente de la raza
Los perros de hocico corto son tan antiguos como la Disnatía Han de China (206 A.c.-220 D.c.).Este periodo fue considerado de gran abundancia en China y fue aquí precisamente donde el Pug comenzó su historia a paso fuerte, según la teoría más aceptada; acompañado por el esplendor real de la cultura oriental.
En China el Pug era llamado Foo ó Fu y eran perros tratados como miembros de la realeza, tenían sus propios sirvientes, eran celosamente vigilados y se procuraba que dispusieran de todas las comodidades; algunos incluso llegaron a tener títulos nobles.Se lo ve en los registros históricos de la época acompañando siempre a  altos personajes del imperio. Sin embargo estos perros eran preservados en el interior de los palacios, lejos de la mirada del pueblo común, ya que eran considerados seres sagrados y al acompañar a sus amos en otros momentos se los distinguía con collares pintorescos con campanas que marcaban su status social.
Los Pugs invocaban leyes especiales en las cuales una falta de protocolo frente a ellos se castigaba con cárcel; el robo, el secuestro o el asesinato de uno de ellos se pagaba directamente con la vida del infractor.
El Pug era poseído, principalmente, por el círculo de la corte o por los miembros de las clases gobernantes .Eran un presente único y sobrevalorado para los príncipes, mandarines y emperadores en bodas y festividades porque eran tratados como objetos preciosos.
Los monasterios tibetanos tuvieron Pugs de mascotas y de aquí la teoría de que el origen de la raza también se relacione con la raza de los míticos perros lanudos del Tíbet ó Dogo de Tíbet. 
Tratando de ser fieles a sus creencias se dice que los chinos quisieron acomodar el aspecto del Pug a la imagen del Buda, lo que nos explicaría el porque de su forma compacta. El budismo a partir del siglo I D.c., era el concepto espiritual por excelencia en la antigua China y desde la dinastía Han este floreció masivamente. Existen figuras del típico Buda con cara de Pug que nos confirma el carácter sagrado en que los chinos posicionaban a la raza.
Los Pug se encuentran expresados en varias obras artísticas chinas en distintas ciudades de este país; existen esculturas, dibujos, pinturas en que se pueden observar.Se dice que la presencia de esos animales en el entorno atraía a la buena fortuna, y daban  protección contra malos espíritus, también eran símbolo de energía y valor.
Las estatuillas chinas que representan el guardián de los altares y los hogares, parecen esconder el misterio del significado del budismo , los Pug , y la filosofía oriental.Se pueden ver en la entrada de palacios, tumbas, edificios de gobierno y lugares de alta concurrencia en la época ,en general en lugares habitados por gente distinguida. La localidad de Gullín, norte de Cantón, por ejemplo registra la existencia de estos ejemplares; ya que fue una de las primeras ciudades en poner en la entrada de los templos una pareja de perros Foo o antiguos Carlinos con apariencia de leones o tigres. Esta pareja de perros, representados en esculturas de metal, se colocaban a la entrada de estos sitios, en la puerta, mirando hacia afuera, el macho (sostenía una bola bajo su pata, que era símbolo de fuerza) y se lo colocaba del lado izquierdo de la puerta y la hembra a la derecha protegía a su cachorro que se encontraba bajo ella.
Se dice que la entrada al cielo está custodiada por una pareja de Perros, los cuales en el pensamiento Chino, son llamados Perros Foo ó Fu, del mismo modo que llamaban a los Carlinos.
Se dice también que los chinos fueron los primeros en supervisar la cría haciendo hincapié en transmitir las características propias de los Pugs generación tras generación  priorizando principalmente la arruga en la frente.En los nacimientos controlaban la "W", que les daba el significado de “príncipe” en los caracteres de su idioma, cachorro por cachorro.
El Pug  es un perro similar al Pekinés de pelo raso, otra raza adorada por el budismo y la familia imperial  que contaba con los mismos tratos, por lo que se presume que esta es una raza antecesora a él indudablemente.
En algunos escritos antiguos chinos se mencionan "los perros cuadrados y con el hocico corto” con el nombre de "Ha Pa" y "Lo Sze". En China, hay algunos perros que fueron llamados Happa  y también otros llamados Lo Sze con el pelo corto, hocico diferente y orejas pequeñas y en forma de hoja de parra.Ambas  razas descriptas como muy similares al Pekinés con diferenciaciones en el pelo.
En contraste con el pequinés, que en China estaba también en el rango de la adoración del emperador y los perros sagrados y sólo podía vivir en el palacio imperial, tal como el Pug lo hizo posteriormente. Sólo una parte de "Luo Sze" vivió en palacios y con poca trascendencia, está raza no fue un ícono chino pero sí marco un principio de lo que se conoció luego como el perro Foo y ya presentaba en la frente una arruga similar a un signo real. Hay una versión, que dice que los "Luo Sze" llegaron  a Europa con los marineros holandeses también.

Una  historia singular habla del emperador Ming de la Dinastía Tang y su carlina Yang.El emperador jugaba ajedrez con un invitado y daba ordenes estrictas de que nadie molestará su juego.Yang dormía pero al despertar descontrolada salió a buscar a su amo y nadie la pudo detener , saltó encima de la mesa de ajedrez tirando todas las fichas del tablero .En ese entonces esto tendría que haber ameritado un gran castigo para el animal y sus sirvientes a cargo , pero era su carlina y el emperador sólo rió y la sentó en sus piernas olvidando todo sin más importancia al hecho .Se afirmaba así el status social de Pug en la corte.
Sin duda el desarrollo de la raza Pug está envuelto en enigma oriental y especulación.
El Pug disfrutó de una gran popularidad en China, por lo menos hasta el siglo XII, pero a partir de ahí el interés pareció decrecer y desdé ese entonces en los registros hay pocas menciones de esta raza hasta principios del siglo XVI.Durante el periodo de la ultima dinastía reinante en China; la Dinastía Manchú o Tsing cierra las fronteras comerciales al exterior y es sólo a partir de 1842 que reinicia su actividad comercial con Europa donde se vuelve a saber de estos pequeños molosos.
Antes de llegar a Occidente, parece que paso por Rusia, porque la zarina Catalina” La Grande” tenía un gran número de Pugs y de loros en una misma habitación.Varios de los perros Pugs de esta Zarina la acompañaban siempre a la iglesia.
Mucha gente creía que el Pug procedía de las razas de Dogos de pelea de la antigua Grecia y ciertamente, en Europa se dieron algunos cruces extraordinarios, con el Bulldog por ejemplo entre otros. 

Diseño Web: Angeles Delgado

Facebook: Las Narinas Criadero Pug  -  Instagram: @lasnarinaspugs - Mail: lasnarinascriaderopug@gmail.com

         Cel: 3513567320 - 3516535754  - Córdoba Argentina.